viernes, 2 de diciembre de 2011 |

Reflexiones sobre la religión.

En primer lugar me gustaría expresar mi profundo respeto hacia cualquier religión y cualquier credo (no así hacia la institución eclesiástica, cosa bien distinta). Una vez dicho ésto, creo que podemos comenzar.

El ser humano siempre ha tratado de dar explicación a aquellos hechos que no comprendía o que no sabía cómo afrontar,  desde fenómenos que ahora nos parecen tan sencillos como el día y la noche, las estaciones…  Hasta la concepción del ser humano en sí mismo, del universo, o esa temible muerte que a todos nos aguarda.


¿Aleatoriedad o Determinismo?

La primera de ellas, la aleatoriedad, pretende indicarnos que todo lo que sucede es algo fortuito, no existe un ser todo poderoso que haya creado al ser humano a su imagen y semejanza, nuestra existencia, el hecho de que La Tierra posea las condiciones adecuadas para ser habitable, nuestra evolución totalmente diferente a la de cualquier organismo que conocemos…  No son más que un cúmulo de casualidades, accidentes, algo en definitiva fruto del mero azar.

Por otra parte, el determinismo, totalmente contrario a la postura anterior, postula que todo sucede por una razón y en vistas a un objetivo, por ende, que todo está determinado. Esta postura da cabida a un ser omnipotente, deidad o deidades, que sean al fin y al cabo artífices de todo aquello que conocemos.

Sinceramente, dado que hay muchas cosas a las que no somos capaces de dar explicación hoy día, ambas posturas se me antojan perfectamente factibles, luego me parece algo razonable la creencia en esa deidad… Al menos, me lo parece en principio.


¿Por qué tu dios?
"Jesucristo Colega, de la película Dogma"

¿A qué venía ese "en principio"? Básicamente, a que si bien me parece razonable la creencia de que haya “algo más”, no me lo resulta en absoluto el darle una imagen e identidad concreta. ¿Por qué va a existir tu dios y no cualquier otro? Y si tenemos en cuenta las civilizaciones que han caído a lo largo de su historia, y con ellas su cultura, religiones… ¿Por qué es más válido ese dios y tu credo que el que profesaban los antiguos egipcios por poner un ejemplo? ¿Por qué Dios no puede ser negro? ¿O ser mujer?

Si a ello le unimos que las religiones actuales beben directamente de otras mucho anteriores, la cosa resulta aún más paradigmática. Al fin y al cabo, los mandamientos aparecidos en la Biblia no son más que un “copia y pega” de algunos preceptos del Libro de los Muertos egipcio… Siempre me ha parecido curioso que muchísima gente creyente desconozca este simple dato y ni tan siquiera intente darle una explicación, ojo, no lo digo yo, un maldito perroflauta, es algo extendido.


No hay mayor error que creerse en posesión de la verdad absoluta.


"Dios ha muerto. Parece que lo mataron los hombres."  
Nietzsche.

Llegados a este punto, voy a tirar una piedra sobre un tejado muy concreto: el de la Iglesia. Me resulta irónico cuando la gente religiosa pide respeto, algo totalmente loable faltaría más, pero que sin embargo no casa en absoluto con una de las misiones intrínsecas de la propia religión cristiana, esa misión a la que me estoy refiriendo no es otra que la de evangelizar, es decir, extender su verdad… Vamos a ver, si yo trato de poner en tela de juicio, con toda la educación del mundo y mediante razonamientos lícitos la propia existencia de Dios, muchos me dirían de todo. Pero sin embargo, si esa misma gente se dedica a intentar modificar mis convicciones o las de otras personas lo hacen por su bien, “por la salvación de sus almas”, y en cambio hemos de considerar que es algo bienintencionado sin más. Lo dicho, resulta bastante irónico.

En definitiva, cada uno es libre de creer en lo que quiera o no hacerlo, faltaría más, pero pensar que uno se halla en posesión de la verdad absoluta es algo terriblemente arrogante. Podría hablar también la enorme labor que hace la Iglesia para ensuciar su propia imagen, y es que creo sinceramente que si se “modernizaran” y no actuaran de forma tan reaccionaria ganarían adeptos o al menos el respeto de quienes no profesamos su culto, ¿qué sentido tiene clamar contra el aborto mientras dejas que África perezca de sida? ¿Cuántos creyentes se niegan a día de hoy a tener relaciones sexuales antes del matrimonio? ¿A usar el preservativo? ¿Tan ignominiosa les resulta la homosexualidad para perseguirla de esa manera con la de males que asolan el mundo?

Pero en fin, dado que no quiero centrarme en la institución zanjo aquí mi reflexión, que supongo que ya resultará bastante conflictiva para según qué mentes…

8 comentarios:

Luisa dijo...

Bien, por supuesto el tema que usted toca es bastante "conflictivo", es más que sabido.

Mi intención es tratar de tener el mayor tacto posible, para meramente aclarar algunos malos entendidos que alcanzo a percibir en sus líneas. Esto no con el fin de corregirle, sino de aclarar mi posición porque como se imaginará usted, soy creyente.

Respecto a la idea de plantarse en la posición de tener la verdad absoluta, tiene la razón, es arrogante; un CREYENTE -nótese que no dije persona religiosa, sino creyente-, no defenderá su propia verdad, sino la de Aquél que se la ha dado. Esto no tiene la intención de aleccionar a nadie, sino de COMPARTIR esa verdad maravillosa que a muchos, muchísimos, nos ha cambiado la vida y la historia personal por completo.

Otro aspecto muy importante, es la religión. Las religiones, todas, son obras de hombres. No podemos como creyentes, decir que seguimos a Dios, y seguir a hombres a la vez, esto es contradictorio. En cuanto a eso de las persecuciones, pues cada religión tiene su forma de actuar y reaccionar frente a cada fenómeno social, como lo es la homosexualidad. Por supuesto que a un creyente sincero, le indigna el hambre y el SIDA; pero también le indigna ver algo, que más allá de ir contra cualquier creencia, va contra la naturaleza. Así de sencillo. No es que persigamos -o no en mi caso- a nadie, es más bien que NUNCA RECOMENDAREMOS el alterar las "orientaciones" naturales de las personas.

Dios estableció un solo modo de contactarlo, de conocer Su voluntad: Su palabra por escrito, que es la Biblia. Ahí es donde se encuentra la VERDAD, y no en los labios de ningún hombre.

En lo personal, he andado por varias creencias, buscando lo que es realmente Dios. Lo he encontrado, y para mi sorpresa, no ha sido de la mano de nadie más. Sólo de Su mano, por medio de orar, y conocer Su palabra escrita. El resto, Él mismo lo ha mostrado en mi vida.

En realidad, no pienso tratar de convencerle de nada... Pero noto una inquietud muy interesante en su entrada: el hecho simple de estar hablando de Dios, para mí ya es indicio de que usted en realidad NO está convencido de que Él NO existe.

No pienso probar ni debatir nada. Si usted tiene sus dudas o pensamientos son respetables. Si realmente quiere conocer el panorama completo, sólo hay una forma, y eso sí lo afirmo con seguridad porque lo he vivido: Dios sí existe; y no me crea a mí, simplemente póngase a prueba...

Mis mejores deseos y bendiciones para usted y su familia.

Mario Siles García dijo...

Estimada Luisa, en primer lugar me gustaría agradecer tu colaboración en el blog, cualquier comentario (siempre que sea respetuoso, huelga decirlo) es bienvenido. Dicho lo anterior, vayamos por partes.

En cuanto al hecho de que sea usted creyente, dudo que podamos debatir algo, yo respeto su postura y no trato de convencerle de la mía, ni mucho menos. Tan sólo pido entendimiento cuando digo que a los que no profesamos su fe obviamente no nos gusta en absoluto que traten de convencernos de lo contrario. Lo que para usted puede significar la más bella concepción de la vida, una revelación esperitual, y algo a compartir, para mí puede no significar nada en absoluto. Eso es algo que ha de respetar.

Por otra parte hay cosas que me resultan contradictorias en su comentario, primero indica que la religión es obra del hombre, que Dios no habla por labios de ningún hombre... Pero la Iglesia Católica actúa como si así fuera, algo en lo que no parece estar usted en contra.

Con la homosexualidad le ocurre algo similar, dice que más bien "no la recomienda", pero poco antes utiliza el término "indignar" que tiene una connotación bastante distina y mucho más severa. En cualquier caso, ¿qué es ir contra la naturaleza?

Mire a su alrededor, ¿Acaso el propio modo de vida del hombre no va contraella? El ser humano, me va a perdonar el símil, se propaga como un virus, fagocitando su entorno sin preocuparse por sostenibilidad alguna. Si no ve ésto, explíqueme por qué toda nuestra sociedad se halla asentada sobre un elemento finito como lo es el petróleo. Sin embargo, no veo que usted se rasgue las vestiduras ante esa cuestión.

Por otra parte... ¿Cuál es la misión del hombre
en La Tierra? ¿Reproducirse, sin más?, ¿No existe la amistad sin que conlleve esa reproducción? ¿Por qué no va a poder existir una relación sentimental sin que conlleve también ese proceso?. De hecho, si usted me apura, analizándolo fríamente desde el punto de vista de las leyes naturales que tanto le preocupan, es incluso beneficioso para la naturaleza... ¿Si nuestra única misión es reproducirnos, qué pasará con la sobrepoblación del planeta?

Para acabar, también dice usted que no trata de convencerme de nada, pero no se va sin esgrimir un "Dios sí existe", bien contundente... y que si no la creo que me ponga a prueba. Le diré que no es necesario ponerme a prueba con nada, PARA USTED, Dios existe, y me parece del todo loable; PARA MÍ, no. Así de sencillo... Y como ve recalco el detalle de que son nuestras opiniones, diferentes pero igualmente respetables, no como hacen ustedes a la hora de afirmar con esa rotundidad que, sinceramente, resulta un tanto recalcitrante.

En cualquier caso, no puedo más que darle gracias por su intervención una vez más, y enviarle mis mejores deseos también para usted y su familia.

Un saludo.

Héctor dijo...

Luisa, te escribo desde el hospital, actualmente desde una silla de ruedas. Puse a Dios a prueba tirandome desde el balcón de un noveno piso. No apareció, de todas formas gracias por tu consejo.

FEPETE dijo...

Dios existe, y es la Physis, la Física, la Naturaleza. Por ello no es un disparate afirmar que los ateos son quienes creen en los falsos dioses; los del miedo, la ignorancia y el pretexto para que humanos opriman a otros humanos.

Un cálido saludo de Federico a Mario, un tío que es la hostia.

GOLFA GANADORA dijo...

Si quieres información fiable sobre Corea del Norte, yo puedo proporcionártela, Mario.

Mario Siles García dijo...

*Fepete gracias por tus cumplidos, como siempre ;-), un saludo y un abrazo.

*Golfa Ganadora: Para cualquier cosa puedes escribirme a estetioeslaostia@hotmail.com ;-)

PD: ¡Que blog tan erótico-festivo el tuyo!

GOLFA GANADORA dijo...

Gracias, Mario. Te enviaré información de la buena.

Bicos.

Teichari dijo...

Por fin alguien que hace incapie en El libro de los muertos, una de las primeras manifestaciones en las que se recogen los "mandamientos" pertenecientes a la religión cristiana.
Además es totalmente destacable la similitud de la divinidad de el Dios Mitra (de origen Persa) y Jesucristo.
Mitra:
•nació el 25 de diciembre
•Contaba con 12 discípulos
•Mitra es el salvador pérsico
•Mitra fue el fruto de la unión del dios sol con una mujer virgen mortal
•El nacimiento de Mitra fue en una roca, testificado por pastores y magos, quienes le trajeron regalos
•Mitra realizó varios milagros como devolver la vista, sanar enfermos...etc
•Mitra celebró una última cena con sus 12 discípulos que representaban las 12 señales del zodiaco. En memoria, sus adoradores participan de una comida sacramental de pan, marcando con una cruz siendo uno de los siete sacramentos de Mitra y que sirvieron de modelos para los cristianos que después denominaron “Los 7 Sacramentos de la Iglesia”.
•Al morir Mitra se le sepultó en una roca-tumba, la misma cueva sagrada que representó como matriz de su Madre, reterándose del mundo para vivir eternamente entre los suyos en los cielos.
La similitud es totalmente notable... yo no digo que la figura de cristo no haya existido, pero es destacable que es una "mera copia" de Mitra una divinidad con mucha mas tiempo de existencia...
Además de estas similitudes hay que destacar del antiguo testamento los hechos de Caín y Abel que son totalmente semejantes a los hechos de Isis y Horus que podemos encontrar en la mitología egipcia...
Yo no juzgaré ninguna religión, los datos hablan por sí solos…
Lo único que creo es que la religión ha sido creada para algunos como una subsistencia, es decir, para poder vivir de ello y para otros como un apoyo moral…

Enorabuena Mario :)

Publicar un comentario