domingo, 11 de septiembre de 2011 |

"Remozado" de blog y vuelta a las andadas

"El corazón de la locura". Salvador Dalí

Durante el verano he tenido bastante abandonado el blog, quizás porque también me he tenido bastante abandonado a mí mismo. Una de esas temporadas sumido en las marismas de la que a veces resulta ser mi peor enemigo: mi mente. Atrapado en una encrucijada de pensamientos que tratan infructuosamente de volver a tejer la frágil telaraña que resulta nuestra percepción de la realidad, nuestros esquemas, cuando algo o alguien la rompen de un simple soplido.

¿Cómo empezar de cero? ¿Cómo evitar la desazón de los recuerdos? ¿Cómo no hacer lo que le corazón te pide que hagas?. En definiva, ¿Cómo abordar esa inconmensurable dificultad?. Depende de cada persona y cada situación, algunos preferirán lanzarse a la piscina, en mi caso personal trataré de ir pasito a pasito, saboreando cada sorbo de aquello que me haga sentir bien, que me inspire confianza; una vieja canción, una nueva afición… Esas pequeñas cosas.


Pero ya estoy de vuelta, y aunque prácticamente nadie lea estas líneas, creo que seguir expresando lo que siento, y hacerme eco de aquello que desde mi humilde punto de vista toda persona debería al menos conocer, puede ser si acaso baldío, pero siempre algo loable. Puede que el no tener apenas lectores también tenga un punto positivo, seguiré tratando de actualizar el blog, con la frecuencia marcada por el tiempo del que disponga, y de la presencia o no de palabras que quiera escribir y contar, sin forzar… Expresando y comentando todo aquello que considero oportuno, sin una palabra de más, pero tampoco de menos.


Un saludo, espero que hayáis tenido un feliz verano.


3 comentarios:

la niña destronada dijo...

Pequeño proyecto de melendi universitario, emergere momentaneamente de mi anonimato bloguero (por paradójico que pueda parecer tras lo que voy a escribir), para asegurarte que efectivamente, tener seguidores desconocidos o directamente no tener lectores es un punto mas que positivo a la hora de vomitar tus mierdas (lo que tecnicamente se conoce como vomito fecaloideo) y hacer asi de tu blog un elemento autoterapeutico para el bienestar de tu psique.

Cual notario, doy fe.
Ya te leeré, aunque solo sea para cohibirte en tus confesiones.

Jajajaja, anda, un abraaazo!

Mario Siles García dijo...

Jajajaja, que jodía, yo aspiro a tener seguidores... me anima más que alguien lea lo que expreso, mi oscuro propósito es alcanzar un buen número de ellos para monetizar el blog y vivir del cuento, pero de momento nada... Estoy meditando nuevos métodos de captación de lectores, quizás si pongo tetas en los márgenes del blog... ;D

Gracias por tus comentarios, te seguiré yo a ti también.

PD: ¿Niña destronada? ¡Poco de niña tiene usted!

la niña destronada dijo...

Pf, yo podria postear las mias, pero por muy monetizado y frecuentado que se vuelva un blog, ni chorrocientos millones de visitas cubririan el incalculable valor de mis pechos expuestos a los elementos cuales dunas en el desierto. He dicho.

Prueba con las tuyas, igual triunfas. Y hasta descubres una nueva faceta tuya. Porque no te engañes, eso de las carreras universitarias, no deja dinero. Te lo puedo asegurar.

Hazte puto. ¿O acaso has visto put@s alguna vez en la cola del paro?

Ea!

Pd, tienes razon, te explicaria el sino de mi pseudonimo, pero es algo ciertamente tedioso de explicar y aburrido de leer. Si no, siempre puedes pensar que hace mas de 5 años, cuando empecé con esto de los vomitos fecaloideos por escrito, aun me quedaba algo.

Publicar un comentario