miércoles, 8 de febrero de 2012 |

Epaña de pandereta, Comunidad Valenciana... de traca.

En primer lugar debo pediros disculpas, durante estas últimas semanas los exámenes me han mantenido alejado del blog y de toda manifestación de vida social en términos generales (todo lo social que puede ser para un inadaptado como yo, se sobreentiende). Uno ha de prepararse concienzudamente para el día de mañana, cuando toque repartir curriculums como ingeniero en los diversos kebaps de la ciudad…  Es ésta la típica broma que solemos hacer con amargura los compañeros de carrera, y es que desde luego, como comentábamos ayer entre cafés, seguramente seamos la generación más “pringada” de la historia universitaria.

Imagen obtenida de "Cagadero.com"
“Pringados” por tener Bolonia pisándonos los talones con todo lo que ello conlleva, y en una carrera cuya máximo atractivo era su enorme salida (¡paro negativo!, ¡llaman a los alumnos antes incluso de acabar la titulación debido a la enorme demanda!) nos encontramos ahora que en la Comunidad Valenciana no van a licitarse obras según dicen hasta 2015. Si lo sé, me meto a bellas artes… Puestos a morirse de hambre, que fuera pintando señoras desnudas o haciendo algo divertido y creativo al menos.



Tras esta breve e infructuosa divagación, creo que toca abordar temas de importancia que no he podido tratar con puntualidad aquí, temas que estos días me han enervado y crispado, y es que cada día entiendo menos cómo la sociedad permite según qué cosas, cada día me siento más indignado, más fuera de lugar, y con más ganas de mudarme a Tabarca y vivir cual ermitaño en la “República Independiente de Mi Casa”, ya sabéis, como en ese célebre y jocoso anuncio. Sin embargo, para hacer tal cosa previamente hay que disponer de una vivienda propia, algo que a día de hoy puede resultar más difícil de lograr que la proclamación de la Tercera República en sí. ¿A que ya no hace tanta gracia?

Y es que España está jodida, ahorrémonos eufemismos, como alicantino para colmo pertenezco a la comunidad autónoma más endeudada, esa comunidad gobernada por el PP durante lustros, el mismo PP que viene a salvarnos y se traga sus propias palabras subiendo impuestos, el mismo que ahora impone recortes porque “se han encontrado con una situación peor de lo que esperaban”. Válgame… ¿y vuestros “subordinados” tampoco os informaban del estado de las cuentas de la Comunitat?, por supuesto la culpa también es del gobierno central, o eso argumenta esta gentuza.

Francisco Camps celebra el veredicto. EFE

El escenario político del país y el comportamiento de la gente para/con él me abruman, he oído a jóvenes defender la inocencia de Camps cual fanáticos del fútbol (nosotros somos del PP, “manque” pierda). Ya no sé qué pensar, cuando veo que la corrupción está al orden del día y que es algo tan extendidamente tolerado y plausible, cuando veo a Fabra diciendo aquello de que “éste es un aeropuerto para las personas” inaugurando el absurdo aeropuerto de Castellón y recibe una ovación cerrada, cuando veo al señor Camps guiñarle un ojillo a Dios (¡ni más ni menos!) por salir absuelto…  Mientras el juez Garzón se sienta en el banquillo, cuando me entero de que Sonia Castedo trata con colegueo a Enrique Ortiz y éste recibe tratos de favor en forma de concesiones y demás.

 No es que yo me considere un adalid del pensamiento libre y un genio sin parangón, e incluso puedo llegar a entender, haciendo una alarde de comprensión eso sí, que os viérais cegados por los sueños megalómanos de estos politicastros. Pero coño ¿acaso estáis ciegos?, ¿cómo esta clase política sigue recibiendo apoyo aún a día de hoy?. 

Me siento como el indio que observa con desesperanza los millares de búfalos que, en nombre del progreso, yacen tendidos sobre un charco de sangre en la llanura. Incapaz de combatir el devenir de las cosas aún a sabiendas de sus nefastas consecuencias.

4 comentarios:

Emilio Manuel dijo...

Chaval (perdona no es falta de respeto, es cosa de la edad,35 años de diferencia, vamos como tu padre o más), si no sabes tu y los chavales como tu como combatir esta mierda que tenemos encima,la hemos cagado; personalmente casi he tirado la toalla.

No desesperes, me imagino que vendrán tiempo mejores, aunque seguro que no vendrán mirando al cielo.

Un saludo

Mario Siles García dijo...

No te falta razón Emilio, pero comprenderás mi exasperación al ver cómo el resto de la sociedad da su beneplácito ante algo así.

Puedo tratar de suscitar el pensamiento libre (como intento en este blog con mayor o menor fortuna), puedo dar voz a críticas que no tienen cabida en los medios habituales, pero lo que no puedo ni quiero es imponer mi opinión ni mis ideales. A lo que me refiero es a que de esta situación es partícipe gran parte de la población, y mientras eso siga siendo así, como individuo, no puedo más que estrellarme quijotescamente contra molinos que jamás lograré tumbar.

No obstante siempre he tenido esa tendencia, no te preocupes que no la abandonaré, tan solo era crispación acumulada por demasiadas situaciones ante las que no he podido expresarme antes ;-)

Un cordial saludo!

Piedra dijo...

La verdad es que no entiendo que puedan pasar estas cosas, creo que jamás entenderé a los pobres de derechas. Comprendo que se tenga más o menos simpatía por una ideología política, a pesar de que pueda ir en contra de los intereses personales, (esto me cuesta, pero a fuerza de verlo, llego a aceptarlo), pero el que se defienda a personas, con nombres y apellidos, que se sabe que están robando descaradamente el dinero, en parte de aquellos mismos que los defienden, eso no lo comprendo.

David Alcora dijo...

Cada vez que paso por este blog un soplo de esperanza me inunda, pues veo que no estoy solo y que quizás cuando seamos algo más que puteados estudiantes podamos cambiar las cosas. Yo tampoco entiendo cómo en esta nuestra "comunitat" siguen ganando con una mayoría tan abrumadora, siguen riéndose de nosotros en nuestras narices y salen impunes de todas las cuentas que tienen con la justicia. Sinceramente, leyendo el conocido libro de Mario Puzo, "el padrino", he comprendido más la historia reciente de la comunidad (llámese Don Vito Corleone o Don Carlos Fabra) que en 16 años de educación obligatoria.

Miedo me da regresar a España, y más ahora que las gaviotas han invadido el país con sus "recortes" y sus privatizaciones. Harán que los ricos sean más ricos, que los banqueros caminen a sus anchas y que la clase media pierda el nombre. Pan para hoy hambre para mañana. Y de momento no consiguen ni el pan de cada día, por muy de iglesia que sean.

Un saludo y ánimo, pues blogs como el tuyo son la pólvora que necesitamos, habrá que ver qué será la chispa y cómo reacciona la gente. Islandia, espero que vaya la cosa por ahí.

Publicar un comentario